La libertad de expresión

libertad de expresión

 

Cada vez que comparte un mensaje en cualquiera de sus canales de redes sociales, asiste a una protesta o habla con un político local sobre un tema cercano a su corazón, está ejerciendo su derecho a la libertad de expresión.

Pero no todas las declaraciones cuentan como libertad de expresión. Por ejemplo, discutir en la mesa sobre si comer o no las verduras no se considera libertad de expresión.

¿Qué es la libertad de expresión?

El derecho a la libertad de expresión es uno de los pilares del proceso democrático y es fundamental protegerlo si queremos vivir en una sociedad justa e igualitaria para todos. Si no lo hacemos, debilitamos la democracia.

Importancia de la libertad de expresión

El objetivo de la democracia es crear una sociedad pluralista y tolerante. Para que esto tenga éxito, los ciudadanos deben poder hablar libre y abiertamente sobre cómo les gustaría ser gobernados y criticar a los que están en el poder.

Este intercambio de ideas y opiniones no ocurre solo una vez el día de las elecciones, sino que es una comunicación bidireccional constante que se lleva a cabo durante el mandato de un gobierno.

Es una lucha por la verdad

Para que los ciudadanos puedan tomar decisiones significativas sobre cómo quieren dar forma a la sociedad, necesitan acceso a información veraz y precisa sobre una amplia gama de temas.

Esto solo se puede hacer cuando las personas pueden sentirse seguras al hablar sobre los problemas que afectan a su comunidad.

Proteger la libertad de expresión alienta a las personas a decir lo que piensan. Esto hace que sea más fácil abordar los problemas sistémicos desde dentro. Esto desalienta a las personas a abusar de su poder y todos se benefician de esto a largo plazo.

Garantiza que todos puedan rendir cuentas

En las elecciones, los ciudadanos tienen la oportunidad de pedir cuentas a sus políticos. Para decidir por quién votar, necesitan saber qué tan bien se ha desempeñado un partido político durante su mandato y si ha cumplido o no con sus promesas de campaña.

Al informar sobre los problemas sociales más apremiantes de la sociedad, una prensa libre y las organizaciones de la sociedad civil (OSC) ayudan al público a ver qué tan bien está funcionando el gobierno.

Sin embargo, esto solo funciona si disfrutan de la libertad de informar con veracidad sobre temas críticos con el Estado.

Participación ciudadana activa

Las elecciones y los referéndums son una buena oportunidad para que los ciudadanos determinen el rumbo que tomará la sociedad, pero solo ocurren cada pocos años.

La libertad de expresión fortalece otros derechos fundamentales, como la libertad de reunión, que los ciudadanos ejercen para influir en la toma de decisiones públicas participando en protestas, manifestaciones o campañas.

El derecho a la expresión para los niños

Cada niño es libre de decir lo que piensa, siente o desea. Los maestros, los padres o incluso las personas en los tribunales o en las autoridades deben escuchar a los niños cuando tienen algo que decir sobre sí mismos.

Está permitido difundir su opinión, en una manifestación o con un puesto de información, siempre y cuando no dañe o insulte a otros con su opinión. También tienes derecho a informarte, ya sea a través de libros, periódicos, radio, televisión o internet, no importa.

Pero también deberías estar protegido de la brutalidad y la violencia. Además, cada niño puede decidir a qué religión quiere pertenecer.

El niño tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho incluye la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de todo tipo, sin consideración de las fronteras nacionales, ya sea de forma oral, escrita o impresa, a través de obras de arte o por cualquier otro medio elegido por el niño.

El ejercicio de este derecho puede estar sujeto a ciertas limitaciones exigidas por la ley

  • por respetar los derechos o la reputación de otros o
  • para la protección de la seguridad nacional, el orden público, la salud pública o la moral pública.

Para que los niños y los jóvenes puedan realmente obtener esta información, es importante que esté disponible en un lenguaje sencillo y adecuado para los niños. Porque: los textos simples son accesibles para muchos, los textos complicados están fuera de discusión.

La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño nos otorga el mandato de tomar en serio a los niños y jóvenes. Un lenguaje sencillo, claro y comprensible es parte de ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir